Desde 2002

Su Guía para Viajar, Trabajar, Vivir y Estudiar en Nueva Zelanda

  Nueva Zelanda

Home  Mapa del Site   Anunciar

  English
  Português
Nueva Zelanda Ciudades Estudiar Turismo Trabajar Hospedaje Visas Diversos
Tópicos: N.Zelanda
  Artes y Cultura
  Bancos de NZ
  Comida en NZ
  Comunicaciones
  Coches en NZ
  Coste de Vida
  Desportes en NZ
  Economía de NZ
  Gobierno de NZ
  Hábitos Kiwi
  Hobbies Kiwi
  História de NZ
  Leyes de NZ
  Los Maoris
  Los Inmigrantes
  Manera Kiwi
  Patrón de Vida
  Seguridad en NZ
  Seguros en NZ
  Transportes

 

 

Link Patrocinado

Los Europeos
en Nueva Zelanda

La Llegada de los Europeos en Nueva Zelanda aconteció bien más tarde que en Australia y la colonización fue bien diferente. Australia desde 1770 ya había iniciado la construcción de villas, y comenzaba a traer prisioneros para popular y trabajar en la colonia. Nueva Zelanda no recibió presidiarios y no me despertaba mucho interés de la Corona Británica, por el hecho principalmente de ser muy remota fuera de ruta y a la más de 2000 Km Sudeste de Australia. Y encima en una época en que barcos eran movidos la vela, en un viaje que parecía durar toda eternidad.

El problema era que los Franceses andaban mucho interesados en Nueva Zelanda, clavando banderas, e intercambiando mercancías con los Maoris, principalmente ballenas por mosquetes. Los misioneros religiosos también invadieron el país, intentando convertir los nativos para el Cristianismo, como ya habían hecho en casi toda Polinesia. Maoris peleaban con Maoris, y el país estaba una confusión federal. Era como tierra de nadie, hasta que la Corona resolvió dar uno basta con la firma del Tratado de Waitangi en 1840, y pasó a gobernar el país. Aún así, por un año, la nueva colonia se quedó siendo administrada de New South Wales en Australia, y sólo a finales de 1841, es que fue separada.

 Por un par de años adelante, la cosa aún continuó complicada, pues no fueron todos los jefes Maoris que suscribieron el Tratado, y algunos no fueron ni invitados. El palo comía suelto entre los Maoris intentando definir que tribu tenía poder de decisión o no. En Inglaterra al mismo tiempo estaban aconteciendo diversas manifestaciones de hacendados, descontentos con la política agrícola y de división de tierras, hasta que un publicitario llamado Edward Gibbon Wakefield, tuvo una brillante idea. Que tal si la gente mandar esos hacendados para allá?. Una oficina de emigración llamado New Zealand Company, fue abierto para dar de alta todos aquellos que toparan ir. La Corona iba a vender tierras en Nueva Zelanda para los hacendados por precio de banana, y el pasaje de navío iba de brindis. La cosa fue más o menos del tipo:-Va hacia Nueva Zelanda, y ya no me llena el saco aquí en Inglaterra. Muchos toparon en la hora.

Por 1860, las ovejas pacían alegres por todas las partes en NZ, pero algunos Maoris continuaban descontentos de ver tierras y tradiciones siendo modificadas. Fue ahí que la situacion se quedou mui fea. Pakehas (los blancos) y Maoris entraron en una Guerra sangrienta que duró 12 años, y por poco los Maoris no llevaron la mejor. Con la victoria, los Ingleses ocuparon millones de acres de tierras Maori, y el Tratado de Waitangi no pasaban de un pedazo de papel olvidado en el cajón. Las hostilidades perduraron por 10 años más, y mientras eso, los hacendados estaban progresando socialmente, juntándose en cooperativas, y formando uniones. En Otago en la Isla del Sur, oro fue descubierto, y atrajo aún más inmigrantes Ingleses, así como Alemanes y Escandinavos. El país estaba tomando modo y forma, pero aún existía el problema Maori a ser resuelto.

En 1876, un hacendado aristócrata, de nombre Julius Vogel, había sido electo Tesorero, y más adelante volcó Primero Ministro. Él resolvió tomar algunas actitudes, siendo la primera, a de abolir gobiernos de provincias. En Australia, habia provocado conflictos entre los Estados y la Federación. Pero en Nueva Zelanda todo corrió tranquilo. De ahora en adelante Nueva Zelanda ya no tenía Estados, era una cosa sólo, un país sólo. La segunda providencia, fue hacer las paces con los Maoris, devolviendo tierras que habían sido confiscadas durante la guerra, y al mismo tiempo, incluirlos en todos los derechos y que debas cómo cualquiera otro ciudadano. Todo se quedó bien, y el Tratado resucitó del cajón.

El cruce de varias especies de ovejas, principalmente Merino, estaba transformando Nueva Zelanda en lo que puédese llamar de excelencia en la producción de carne y lana de oveja. Las exportaciones explotaron, con Inglaterra siendo el mayor comprador, y en 1907, Nueva Zelanda por acuerdo conjunto, dejó de ser Colonia Inglesa. A la partir de ahí, no paró de progresar haciéndose esencialmente agrícola, con uno de los mejores regímenes sociales en el mundo, pasando a ser conocida en todas las partes, como "Welfare State", o país del bienestar. No había ricos ni pobres, todos trabajaban muy duro en la tierra, teniendo como principal enemigo las distancias que los separaban del resto del mundo. Ese aislamiento, hizo de los Kiwis uno de los pueblos más creativos y solidarios, tiendo que inventar y adaptar todo lo que tuvieran en mano para sobrevivir. Ninguna nación en el mundo, jamás produjo tanto, con tan poca gente, y en circunstancias tan precarias. Hoy 74,5 % de la población es de origen europeo.
Google Web Portal

 

 

 

 

 | Termos de uso Privacidad | Quienes somos Anunciar | Contactos |                                                      

© Portal Oceania.com - Todos los derechos reservados - Prohibida la reproducción de textos y fotos sin autorización.